Úsa la narrativa para hacer mejores presentaciones

Lo que los mejores presentadores hacen de manera diferente

por Carmín Gallo
27 de abril de 2022

Nuestras mentes están conectadas para la historia. Pensamos en narrativa y disfrutamos consumiendo contenido en forma de historia.

Por lo tanto, comprender la diferencia entre presentar y contar una historia es fundamental en la capacidad de un líder para involucrar a una audiencia y llevarla a la acción. Desafortunadamente, el software de presentación a menudo se interpone en el camino. Las diapositivas deben diseñarse para complementar una historia, no para reemplazar al narrador. La autora de este artículo presenta cinco estrategias de narración para ayudarte a sobresalir la próxima vez que hagas una presentación.

Según la historiadora Doris Kearns Goodwin, ganadora del Premio Pulitzer, los aldeanos venían de todas partes para escuchar a Abraham Lincoln, entonces un abogado de la pradera con un don para contar historias. Lincoln no tuvo el beneficio de la tecnología moderna. Se paró en el tocón de un árbol en lugar de un escenario TED, y PowerPoint no se inventaría hasta dentro de 130 años. Y, sin embargo, Lincoln “podía educar, entretener y conmover a su público simultáneamente”, escribe Goodwin.

Si bien las herramientas de comunicación han cambiado desde que Lincoln deleitó a las multitudes con sus técnicas de narración, el cerebro humano no lo ha hecho. Nuestras mentes están conectadas para la historia. Pensamos en narrativa y disfrutamos consumiendo contenido en forma de historia.

Una buena presentación mantiene atento al público, interesado en intervenir y finalmente listo para hacer preguntas, aclarar dudas y extender la conversación.

Los presentadores abren PowerPoint. Los narradores elaboran una narración.

Si quieres involucrar a tu audiencia, tienes que contar una historia. Pero para la mayoría de las personas que preparan presentaciones, contar historias no es una prioridad.

La mayoría de los «presentadores» hacen lo que suena lógico: comienzan abriendo el software de diapositivas. Pero la mayoría de los programas de presentación no son herramientas para contar historias. Son mecanismos de entrega digital. La plantilla predeterminada de PowerPoint solicita un título y texto.

Una lista con viñetas no es una historia. Una historia es una serie conectada de eventos contados a través de palabras y/o imágenes. Una historia tiene un tema, momentos que llaman la atención, héroes y villanos, y una conclusión satisfactoria. Las diapositivas bien diseñadas no pueden compensar una historia mal estructurada.

Los directores de cine galardonados leen o escriben la historia antes de tomar una cámara. Ven cómo se desarrolla la película dibujando o dibujando cada escena en guiones gráficos. De la misma manera, los presentadores efectivos analizan los elementos de su contenido mucho antes de abrir PowerPoint.

Antes de sentarte a crear tus diapositivas, prueba este proceso de tres pasos. Primero, escribe tu idea como si le estuvieras contando una historia a alguien. Dado que naturalmente no escribes ni hablas en viñetas, evítalas. En su lugar, usa oraciones completas con sustantivos, verbos y transiciones entre párrafos e ideas. En segundo lugar, visualiza cada uno de tus conceptos principales mediante el «guion gráfico»: esbozar ideas en una pizarra o en una hoja de papel en blanco. Finalmente, reúne los activos que le darán vida a tu historia: videos, animaciones, gráficos o fotos.

Los presentadores usan texto. Los narradores aman las imágenes.

Mientras se desempeñaba como comandante de la Estación Espacial Internacional, Chris Hadfield se convirtió en una sensación en las redes sociales al tomar una guitarra y cantar «Space Oddity» de David Bowie mientras flotaba ingrávido. De vuelta en la Tierra, su célebre charla TED ha atraído a más de 11 millones de visitas.

La presentación de Hadfield, «Lo que aprendí al quedarme ciego en el espacio», fue una exhibición asombrosa de narración visual. Su plataforma de PowerPoint contenía 35 diapositivas, sin texto. En cambio, Hadfield se basó en fotografías, imágenes, animaciones y videos para presentar a la audiencia un mundo que pocos experimentarán alguna vez.

Los investigadores han descubierto que su audiencia recordará aproximadamente el 10% del contenido si simplemente escuchan información. Pero el «efecto de superioridad de la imagen» significa que si escuchan información y ven una imagen, retendrán el 65 %.

Florence Nightingale entendió la superioridad de las imágenes más de un siglo antes de la invención de PowerPoint. Nightingale fue estadística y matemática. También era una enfermera empática que se sorprendió al descubrir que más soldados británicos morían por las condiciones insalubres en los hospitales que por las heridas de guerra. Cuando Nightingale buscó fondos de las autoridades británicas para mejorar las condiciones, tradujo los datos secos en un gráfico codificado por colores. Nightingale sabía que a los humanos les conmovían más las historias y las imágenes que los datos y el texto por sí solos.

Si deseas atraer a una audiencia, crea una presentación que favorezca las imágenes para complementar la historia que cuentas. Una combinación de imágenes y palabras mejora el aprendizaje mucho más de lo que las palabras pueden hacer por sí solas.

Desde los albores de nuestra especie nos reunirnos alrededor de la fogata para escuchar historias de dioses, héroes y batallas. Estas reuniones han servido para crear religiones, para gestar naciones y para establecer tradiciones. La narración es una parte vital del desarrollo de la humanidad.

Los presentadores vuelcan datos. Los narradores los humanizan.

Como descubrió Nightingale, el cerebro humano no fue construido para dar sentido a grandes números. Los datos son abstractos hasta que se ponen en un contexto que la gente pueda entender. Y la gente puede entender a la gente.

Una vez me reuní con un grupo de ejecutivos de una gran empresa de equipos médicos que se preparaba para lanzar una nueva máquina de escaneo cerebral en una conferencia prestigiosa. Me enviaron cientos de páginas de datos clínicos para demostrar que la tecnología podía identificar la condición de un paciente de manera más rápida y precisa que cualquier dispositivo existente.

–¿Donde esta la gente?–, pregunté.

Si bien los datos proporcionaron evidencia de la eficacia de la tecnología, no contaban una historia. Solo los humanos pueden hacer eso.

Después de unas horas de intercambio de ideas con el equipo ejecutivo, decidimos poner cara a los datos. Creamos una presentación en torno a dos pacientes típicos, David y Susan, que se beneficiarían de la tecnología si ingresan en un hospital con síntomas de un posible derrame cerebral o ataque cardíaco.

En la misma conferencia del año siguiente, el ejecutivo que había hecho la presentación caminaba por un pasillo cuando un médico lo detuvo y le dijo: “Eres el chico de David y Susan. Gran presentación.” El asistente no recordaba todos los datos, pero la historia le dejó huella.

La próxima vez que tengas grandes conjuntos de datos para presentar, agrega una cara a las estadísticas.

Los presentadores son predecibles. Los narradores sorprenden al público.

La mayoría de las presentaciones de PowerPoint son aburridas porque son predecibles. Sabemos lo que viene después: otra diapositiva de viñetas, seguida de otra y otra. Una buena historia, sin embargo, tiene el elemento sorpresa.

Cuando Steve Jobs presentó el primer iPod, le dijo a la audiencia que el reproductor de música podía almacenar 1000 canciones. Mientras que otros reproductores de música en el mercado podrían hacer la misma afirmación, Jobs explicó que ninguno de los competidores podría caber en su bolsillo. Y con el estilo de un mago que saca un conejo de su sombrero, Jobs metió la mano en el bolsillo de sus jeans y sacó el reproductor de MP3 más pequeño del mercado. “Mil canciones en tu bolsillo” se convirtió en uno de los lemas más icónicos en la historia del producto.

Aunque muchas personas consideraban a Steve Jobs como uno de los presentadores de negocios más destacados de nuestro tiempo, el cofundador de Apple conocía el verdadero secreto para ganarse a la audiencia: crear una presentación que complemente una historia bien elaborada.

El cerebro humano presta atención a la novedad: giros y vueltas y eventos inesperados. Nuestro cerebro se anima cuando detectamos algo que rompe un patrón.

No hay límite para tu creatividad. Si bien no necesita sacar productos de su bolsillo para captar la atención de la audiencia, planee sorprender a las personas con algo que no esperan.

Los presentadores practican en silencio. Los narradores ensayan en voz alta.

La mayoría de las presentaciones de negocios son olvidables porque los oradores olvidan que están actuando, no presentando. Una gran presentación informa, inspira, involucra y entretiene. En otras palabras, es una interpretación parcial y debe ensayarse como tal.

La mayoría de los profesionales de negocios hojean sus diapositivas en silencio para prepararse para una presentación. Los narradores ensayan en voz alta. Practican su entrega vocal, agregando pausas perfectamente cronometradas y variando el ritmo de su discurso. Si planean pararse frente a un grupo, lo harán durante el ensayo. Si van a estar sentados en una llamada de Zoom, tomarán su asiento en el ensayo y entregarán cada diapositiva como si estuvieran dando algo real.

. . .

Cuando te veas a ti mismo como un narrador, la presentación que ve tu audiencia cambiará. No permitas que el software de presentación se interponga en el camino de brindarle a tu audiencia información a la que le prestarán atención y que retendrán.

Carmine Gallo es instructora de la Universidad de Harvard, oradora principal y autora de 10 libros traducidos a 40 idiomas. Gallo es el autor de The Bezos Blueprint: Communication Secrets of the World’s Greatest Salesman (St. Martin’s Press).


Niveles de relación

ELEMENTOS DE MARKETING

Niveles de
relación

Al ritmo que el mercado desarrolla una mayor conciencia de su lugar en la cadena de valor, se vuelve cada vez más exigente, lo que plantea nuevos retos para los negocios y las marcas. ¿Cómo ganar la preferencia y la fidelidad de usuarios cada vez más exigentes?


La respuesta más corta es lograr un vínculo emocional entre los consumidores y nuestro producto. Algo que se dice fácil pero ¿qué implica?

La respuesta tiene muchos matices y vale la pena analizarla.

La mejor forma de empatizar con una persona es a través de las cosas que tenemos en común. Al final nuestros clientes son personas, no son números ni estadísticas. Si una persona se acerca a nuestro producto es porque solucionamos una necesidad inmediata o porque percibió algo con lo que se sintió identificada. Esta segunda forma de acercamiento es la más duradera, porque si resolvemos una necesidad inmediata, una vez resuelta esa necesidad la relación termina y la siguiente vez puede elegir otra solución aunque sea por curiosidad.

La relación entre el cliente y nuestro producto puede suceder a 3 niveles: sensorial, racional y emocional.

El nivel sensorial

Corresponde a cualquier característica percibida por los sentidos, e incluye sabores, aromas, texturas, sonidos y colores, en fin, características físicas y superficiales que finalmente pueden ser copiadas por la competencia. Un buen ejemplo son las botellas de agua embotellada para consumo individual, que inicialmente resultaban novedosas y atractivas por su ergonomía, por sus texturas, por sus efectos ópticos, algo que la mayoría de marcas de agua se copian entre sí, pues finalmente el agua es el mismo producto en todos los casos.

En este nivel de percepción, el diseño cumple su función más importante, sobre todo en productos nuevos, desconocidos o en nuevas categorías que aún no son conocidas o relevantes para los consumidores. Esto es muy importante pues el espacio para ganar la atención del consumidor en percha es de unos pocos segundos –entre 5 y 25 segundos según diferentes estudios–, esto es un equivalente al amor a primera vista, entonces hacen falta características más profundas para saber si fue una atracción momentánea o si se va a establecer una relación duradera.

El nivel racional

Generalmente corresponde a productos que necesitan más tiempo de decisión, no necesariamente son productos de percha, más bien suelen ser productos de uso práctico y cotidiano pero que no llegan al nivel de marcas, están al nivel de commodities o mercancías. Desde herramientas, hasta alimentos básicos, pasando por cierto tipo de indumentaria y material de trabajo, en estos productos se valoran atributos como la practicidad, la asequibilidad y la accesibilidad.

Estos son los productos en los que pensamos lograr una buena relación costo-beneficio. El precio es importante, es importante la garantía y la posibilidad de un buen servicio posventa. Un ejemplo interesante es el carro que la mayoría elige, no porque sea su preferido, el que sueñan conducir, en el que desearían que la gente los vea pasar, si no porque es el que pueden pagar, el que tiene repuestos disponibles y que puede revenderse bien.

Nivel emocional

Este es el nivel al que todo producto o servicio debe aspirar. Todas las grandes marcas conectan en este nivel. Si bien es cierto que lo sensorial puede atraer nuestra atención en la percha, nada le gana a la conexión emocional entre un cliente y su marca favorita, porque al momento de elegir quedan pocas dudas. Este nivel de relación es tan poderoso que elimina las barreras de precio, accesibilidad y comodidad.

Hay varios ejemplos de relación emocional con los productos, ya que hay muchos ejemplos de marcas exitosas, generalmente con productos que pueden provocar largas filas de gente tratando de conseguir un ejemplar, sin importar el precio o la incomodidad.

El vínculo emocional incluye el nivel sensorial y el racional, y luego va mucho más allá. Es necesario el primer contacto, la primera prueba, el enamoramiento de los sentidos para atraer al consumidor y lograr la compra, luego debemos solucionar efectivamente su problema, su necesidad, su antojo, para finalmente acercarnos a sus emociones. Únicamente cuando sus necesidades básicas estén resueltas, las personas nos abrirán un espacio para poder vincularnos emocionalmente, sobre todo porque saben que es un proceso comercial, y porque existe la sospecha implícita que los productos dirán cualquier cosa con tal de vender.

Para despertar sus emociones es necesario saber a quién hablaremos y convertirnos en la mejor opción para esas personas, es decir, debemos ser una solución efectiva a su problema o su necesidad (la relación racional), pero para llegar a ese punto previamente debimos atraerlos con nuestra belleza, con nuestro glamour, con nuestra imagen y presencia (la relación sensorial). Ahora viene lo bueno. Igual que para construir una amistad o una relación duradera debemos partir de la honestidad, mostrarnos tal cual somos y esperar que eso le guste a nuestro objeto del deseo (o público objetivo).

Cuando tu empresa se muestra transparente, tal cómo es. ¿Cómo reaccionan tus clientes?

Pasa mucho con las empresas que se presentan como «la mejor» en su área –la más avanzada, la más detallista, la más servicial– hasta que compras su producto y tienes tu primera duda o el primer reclamo, entonces debes pasar por la tortura del call center infinito o, peor aún, del número de pago 1700, o simplemente tienes que ir en persona a resolver tu problema y terminas pagando por algo que debía ser parte del servicio desde el principio. «Se presume de lo que se carece», decía mi abuela.

Para conectar emocionalmente con su gente las marcas deben vivir sus principios y sus valores, ya la gente verá si los comparte o no. Pero la clave es «vivir» esos valores, no solo tenerlos enmarcados en la pared de recursos humanos o algún otro departamento anacrónico, mientras la conducta de la empresa se guía por ventas y ganancias.

Adn Montalvo Estrada


Branding según Neumeier

Branding según Neumeier

INTRO

Antes de pasar a la transcripción de este artículo, es importante indicar –para quien no lo conoce– que Neumeier es considerado uno de los grandes consultores en desarrollo de marcas. Su agencia Liquid Brands trabaja con marcas globales como General Electric, Walmart, Adidas, HP, Motorola, Google y Amazon. Es también importante recalcar que cuando Neumeier habla de diseño se refiere al diseño estructural de todos los aspectos de una empresa, no sólo al diseño gráfico de su identidad o el diseño de su empaque.

Las marcas están diseñadas pensando en nosotros, lo sepamos o no. En realidad, somos nosotros el foco principal de los constructores de marca. Como miembros del mercado objetivo de una marca es nuestra percepción de su identidad lo que afecta fundamentalmente a la marca. Para llegar a nosotros e influenciarnos los equipos de marca reúnen las disciplinas del arte, la filosofía, la historia, la psicología, la sociología, la comunicación y el marketing para crear una identidad y diseñar una experiencia.

Para entender la filosofía sobre la que existe la disciplina del branding, debemos entender tres cosas y su relación entre sí: percepción, identidad y diseño.

Fundamentalmente reconocemos como verdad que la identidad de una marca está indisolublemente ligada a la percepción de esa marca. Además, afirmamos que podemos diseñar la experiencia de la marca de tal manera que afecte la percepción de la misma. ¿Cómo diseñamos la experiencia de marca? Mediante la creación de una identidad de marca que comunica simultáneamente la verdad y el valor directamente a los seres humanos que más le importan.

Críticamente, esa identidad de marca debe «alinearse con la realidad de la situación», ofrece Marty Neumeier, comúnmente considerado dentro de la industria como el padrino de las marcas de Silicon Valley. Además, advierte: “La realidad y la percepción tienen que coincidir”. Tiene cuidado de enfatizar que la ausencia de verdad en la marca es ineficaz, en el mejor de los casos. Dado que la percepción es lo que establece la diferencia entre marcas, es fundamental garantizar que los clientes tengan la percepción deseada de la marca. Esto es fundamental para crear una identidad de marca, ya que refleja la percepción deseada y la ingeniería inversa a partir de ese objetivo final. Esta ingeniería inversa es la parte de diseño del viaje de la marca. Sin embargo, todo comienza con la percepción.

Una presentación visual de lo que es y no es una marca. Por Marty Neumeier en su libro ZAG. Link →

PERCEPCIÓN

“Las marcas”, señala Neumeier, “viven en la mente de las personas”. Viven en nuestra mente cuando pensamos en tomar alguna decisión de compra en nuestra vida. Las grandes marcas entienden esto. Estos “sentimientos viscerales”, como los llama Neumeier, son los que determinan la verdadera identidad de la marca. Las marcas destacadas que cambian el status quo se crean de esa manera, sabiendo que las personas ven las empresas y los productos a través de sus propios lentes, creados con el tiempo a través de la experiencia y la conexión tribal. Ahora, en la era de las redes sociales, la retroalimentación instantánea y los bucles de comunicación entre las marcas y sus clientes brindan información valiosa. “Sus clientes dirigen su empresa”, afirma Neumeier con total naturalidad. «Escucha lo que tienen que decir.» Lo que los clientes perciben que es una marca es la realidad con la que la marca tiene que trabajar.

La consistencia es clave. Arriesgado y costoso a la larga es prometer una experiencia de marca divergente de la realidad. Los expertos en branding afirman que esto comienza con la cultura de marca interna. Eso significa mirar primero hacia adentro: ¿el interior de una empresa refleja las cosas que su marca existe para promover? «Le has dicho a todo el mundo que eres ‘esto’, pero en realidad eres ‘eso’. Eventualmente, lo descubrirán, y entonces estarás acabado”, advierte Neumeier. Es cierto que gran parte del arte y la ciencia de la marca proviene de hacer las distinciones entre «esto» y «aquello» y reconocer la verdad irrefutable de que «esto» no es «aquello», ni lo será nunca. Deja que esa declaración se asiente y la introspección se convierte en el siguiente paso lógico en la búsqueda de la identidad. Apreciar y aceptar los matices sutiles que existen en el espacio entre «esto» y «aquello» y marcar su dirección única en ese espectro es el primer paso en el viaje hacia una mejor marca.

«Le has dicho a todo el mundo que eres ‘esto’, pero en realidad eres ‘eso’. Eventualmente, lo descubrirán, y entonces estarás acabado.»

— Marty Neumeier.

IDENTIDAD

Comprender qué es una marca, qué valor proporciona y por qué debería importarle a alguien es fundamental para desarrollar una identidad. Sin embargo, el trabajo no termina con la identificación de estos tres puntos de datos. En cambio, el diferenciador estratégico, el factor clave que marca la diferencia, debe identificarse, empaquetarse e integrarse en la identidad de la marca. ¿Qué hace que la marca sea tan diferente y, en consecuencia, mucho más relevante que su competencia? En palabras de Neumeier, “¡Cuando todos hacen zig, tú haz zag!”

Cuando pensamos en la identidad de marca, también debemos pensar siempre en su singularidad y unicidad. “Adopte formas de pensar incómodas, al menos por un tiempo, porque podrían conducir a algo en lo que nadie había pensado antes”, añade Neumeier. Los ejercicios de pensamiento fuera de la caja no siempre están exentos de problemas. Lo que una marca o una industria «siempre ha hecho» es exactamente lo que estamos tratando de evitar. Esto puede ser incómodo, pero solo temporalmente, hasta que tenga un gran éxito.

Las marcas poderosas necesitan replantear un territorio único y definible y lograr el estado ilusorio de «únicidad». Al considerar el concepto de «único», estamos ubicando las coordenadas de GPS para el punto óptimo de «bueno» y «diferente» y reclamando la superficie cultivada. “Puedes ser demasiado diferente. Puedes ser diferente sin ser convincente. Podrías ser convincente sin ser diferente, tal vez, pero probablemente no”, bromea Neumeier. El objetivo es llegar al punto óptimo sin tocar un nervio. La gente busca algo que sea realmente diferente, pero solo mientras sea honestamente diferente. Dale a la gente lo que quiere.

«¿Es lo suficientemente diferente como para hacer que la competencia sea irrelevante?» Neumeier plantea esta duda como un barómetro para el impacto del factor «zag» de una marca. Estar solo en una industria y ser capaz de terminar fácilmente la declaración: «Somos el único <producto> que <ofrece esto>”, es el destino deseado por cualquier empresa. El objetivo es obtener el asentimiento universal de aprobación y acuerdo de que la promesa de la marca y la percepción son verdad simultáneamente. Sin embargo, las marcas no pueden sentirse cómodas durmiéndose en los laureles, en el statu quo y en decir la verdad en general. Neumeier reconoce que las empresas «tienden a ser realmente buenas en una cosa y están un poco ciegas a lo que sucede en el exterior». Una vez que una marca apuesta por su porción personal de innovación, la máquina de la innovación no puede descansar. Además, Neumeier recuerda con seriedad: «Si sigues haciendo lo mismo una y otra vez pero sigues mejorando, estás listo para la disrupción». La innovación sucede por diseño. Diseña una identidad de marca para crecer con la innovación del futuro.

—Marty Neumeier, The Brand Flip, 2016 Liquid Agency

DISEÑO

Es en la parte del diseño del viaje de la marca donde se toman medidas. Sabemos que podemos diseñar una experiencia de marca para influir en la percepción y proporcionar valor al público objetivo. Se requiere una comprensión fundamental de la percepción y la identidad (y la singularidad) y su intersección para comenzar a crear una mejor marca. Sin una comprensión profunda de la relación entre la percepción, la identidad y el cliente, el diseño de la marca es prematuro. El diseño de una marca se puede dividir en dos hemisferios que se cruzan: la cultura de marca interna y la experiencia de marca del cliente.

Una cultura de marca refleja cómo se comporta la empresa, y ahí radica la verdad fundamental de la marca. “Empieza por dentro”, pero “primero tienes que mirarlo desde fuera”, explica Neumeier. Primero, comprende cómo una marca encaja en la vida de su tribu y cómo está haciendo del mundo un lugar mejor y manifiéstalo dentro de las cuatro paredes de la empresa. Entonces, se puede construir una cultura alrededor y en apoyo de esas mismas cosas.

Sobre cómo podemos hacer la transición de la «Marca» a lo «Humano» o al «Hábito», Neumeier aconseja: «Diseña la cultura para apoyar la ‘singularidad’. Se deliberado acerca de incorporar los hábitos de la tribu interna… y recompensar a las personas por hacer las cosas de manera que respalden la marca real”. Diseña una experiencia de marca para comenzar dentro de la empresa y expandirse hacia afuera para llegar al cliente en su vida cotidiana.

Comprender la mentalidad tribal de la humanidad y sus implicaciones para las decisiones de compra es clave para definir cómo diseñar una marca en torno a las creencias, valores y costumbres de una tribu e influir en la percepción deseada de una marca. La experiencia y la cultura de la marca deben diseñarse, crear prototipos y refinarse, todo mientras se mantiene el factor humano al frente y en el centro de la conciencia.

SILICON VALLEY

Neumeier ofrece sus consejos de marca para la comunidad innovadora de Silicon Valley. “Recuerda que tienes responsabilidad cuando tienes poder”, plantea con seriedad. El poder potencial de una marca es innegable. La diferencia entre potencial y real está en la estrategia y el diseño de la identidad de marca. Nuestras vidas se ven dramáticamente afectadas por las marcas. Todos podemos señalar marcas que han afectado el curso de nuestras vidas, decisiones e identidad. La influencia de una marca está limitada solo por el nivel de conexión que tiene con su tribu. Aprovechando el conocimiento de la percepción y la identidad y diseñando una experiencia de marca para amplificar la historia y la propuesta de valor, el cielo es el límite para el impacto de una marca.

Neumeier subraya su punto, recordando a las empresas que recuerden a los humanos en su grupo demográfico objetivo y en cómo existe su marca para servirlos y mejorar el mundo que los rodea. El factor humano en el branding es la piedra angular del trabajo. La idea es crear marcas que importen, que demuestren la capacidad de ayudar a las personas a convertirse en quienes quieren ser, que encajen perfectamente en la imagen de su tribu humana. Ir adelante para crear el tipo de marcas innovadoras y disruptivas que necesitamos para humanos más sanos y felices y un mundo mejor.

Marty Neumeier

Director de CEO Branding en Liquid Agency y autor de los libros de innovación y estrategia de marca más vendidos, incluidos The Brand Gap y Zag. Su último libro, Scramble, es un relato ficticio de un CEO que aprende y aplica el pensamiento de diseño y los principios básicos de la estrategia ágil para salvar su trabajo y la empresa.

martyneumeier.com

Artículo original publicado por Content Magazine en Medium: https://medium.com/contentmag/brandwmarty-cb5979177d02


Las predicciones de Saffron para 2022

Tendencias para 2022 según Saffron


Las predicciones de Saffron Consultants sobre el movimiento de los mercados a inicios de 2021 estaban guiadas por el sentido común y fueron consecuentemente lógicas. Este año plantean una lista más corta y concisa. Nosotros ofrecemos además una contraparte enfocada en nuestro contexto cercano. ↓

EJECUCIÓN

Eres lo que haces de forma repetida.

Las marcas se forman a largo plazo, no se trata sólo de encontrar su núcleo y darle una identidad, a partir de ahí empieza el trabajo constante para que la marca crezca y se fortalezca.

La marca ya no se trata solo de encontrar una idea para que toda la empresa gire en torno a esa idea. Ahora también se trata de garantizar que los hábitos, los rituales y los comportamientos que tiene una empresa interna y externamente sean coherentes para respaldar una meta/visión/promesa compartida. Demasiadas empresas se detienen una vez que han formulado esa promesa y le han dado una expresión visual. No basta con responsabilizarse a sí mismos, a todos y cada uno de los empleados, de interpretar ese objetivo de una manera interesante y útil para que se haga realidad. Como consultoras, debemos volvernos tan buenos en hacer realidad las ideas como lo somos en tener ideas en primer lugar.

Ben Knapp, Saffron Chief Growth Officer

Más que una predicción es un método. Las empresas por encima del millón de dólares anuales (>$300mil en América Latina) deben crear una verdadera diferencia en su identidad, algo que va mucho más allá del logo, de los colores y las tipografías, pero que los incluye. Ese núcleo que el branding ayuda a definir y que es el alma de la marca. El problema se presenta cuando la empresa detiene el proceso una vez que el negocio cumple sus objetivos, esa es la mayor razón del fracaso de consultorías de planificación y estrategia.

Es una oportunidad acompañar a la empresa en la ejecución y en la evaluación, poner en práctica las acciones establecidas en la estrategia de marca, medir resultados, conservar lo que funciona y eliminar lo que no, actualizar todo, medir, conservar, eliminar, actualizar, medir… Tener ideas es patrimonio de todos, volverlas realidad es cuestión de práctica.

Adn Montalvo, mujica | tmp

CAMBIO DE PARADIGMA

Propietarios: abandonen el barco.

Un cambio muy importante empieza a gestarse. ¿Realmente necesitamos todo lo que compramos? ¿Cuántas cosas innecesarias a largo plazo terminan en la basura?

Como sociedad, estamos cambiando lentamente nuestra mentalidad hacia la maximización de los recursos a medida que nos volvemos cada vez más cautelosos con la naturaleza antropogénica del cambio climático. Poco a poco es menos importante poseer que usar las cosas cuando las necesitamos. Los productos que siempre han sido ‘propios’, serán reemplazados paulatinamente por servicios que brinden estos bienes de forma temporal, en alquiler, u otros. Creo que uno de los primeros pioneros será (y ya lo son con el coche compartido), las marcas de movilidad. Los fabricantes de automóviles desarrollarán un negocio más orientado a los servicios, en el que será menos probable que los automóviles sean propios, sino alquilados, lo que contribuirá a una economía circular más sostenible. ¡La tecnología, la ropa deportiva y muchas otras industrias podrían seguir!

Gabriel B. Ferreiro, Saffron Junior Strategist

El modelo de negocio basado en el alquiler puede ser el modelo ideal para la agonizante industria del transporte a combustión, por una serie de motivos coyunturales, entre otros, el estado actual del mundo nos ha llevado a dar la bienvenida al tele-trabajo, o simplemente a renunciar a los antiguos empleos corporativos para ir en búsqueda de una forma de vida más significativa, lo que además incluye la idea cada vez más potente de ‘calidad de vida’, que incluye vivir cerca del trabajo.

Por otra parte, el negocio de la ropa de alquiler existe décadas atrás, parece que es poco escalable y no se puede proteger. La ropa deportiva tiene un contacto demasiado íntimo con el cuerpo y sus precios son relativamente bajos; en este ámbito funciona también el alquiler de equipo deportivo, ahora que re-descubrimos la naturaleza.

Adn Montalvo, mujica | tmp

VUELVE UN VIEJO PARADIGMA

El tiempo es el nuevo oro.

Mis abuelos decían «el tiempo es oro». Más que una nueva tendencia, lo interesante será la forma de aplicarlo en tus servicios o productos.

Las empresas que construyen su experiencia de marca en torno al ahorro de tiempo de su audiencia, interna y externamente, serán el nuevo Midas. Tal vez pronto habrá un ‘Mercado del tiempo’, donde los ricos podrán comprar tiempo libre de otros.

Ya estamos viendo que algunas empresas ponen el valor del tiempo en el centro al crear y comunicar sus políticas de trabajo desde el hogar o explorar una semana laboral de 4 días.

Elena Espinosa, Saffron Programme Director

Sí, «el tiempo es oro» viene desde la prehistoria de los negocios. Esa es la razón porque cada vez tenemos más y más productos ahorradores de tiempo. De la leche chocolatada a los teléfonos inteligentes. El mismo automóvil es un ahorrador de tiempo, porque en caballos iríamos mucho más lento. Sin embargo tanto ahorro de tiempo es el resultado de ser esclavos de la productividad. El valor del tiempo radica en cuánto puedes disfrutarlo, más que en cuánto puedes aprovechar, quien descifre la forma de capitalizar ese valor será un verdadero alquimista.

La película en que la gente paga todo con su tiempo de vida, donde actúan Justin Timberlake y Amanda Siegfried, se parece mucho al mundo actual, gente muy rica acaparando siglos de vida y gente pobre viviendo el día a día. Eso sí, todos jóvenes y hermosos.

Adn Montalvo, mujica | tmp

ARQUITECTURA DE MARCA

Hora de romper.

La forma más fácil de resolver un problema la encuentras si lo divides en partes. Los equipos de trabajo cada vez son más efectivos con nuevas herramientas como CRMs y hoy sabemos que la micro-gerencia es una mala práctica de trabajo.

Tal como lo iniciaron General Electric y Johnson & Johnson, veremos un tsunami atravesando el mundo de las grandes corporaciones que dividirán sus negocios en diferentes entidades. Seguramente, esto requerirá propuestas de valor agregado y nuevas identidades.

Fernando Ortiz Ehmann, Saffron Chief Strategy Officer

Este tendencia también tiene una lógica aplastante por muchas razones. Sobre todo porque la efectividad del branding hace que los usuarios defiendan su idea de marca, cuando las líneas de productos adicionales no están alineadas con esa idea. En esos casos es mejor crear una nueva marca. Ahora que las empresas de licores empezaron a vender alcohol desinfectante, que los fabricantes de ropa interior también hacen mascarillas, que los supermercados te venden servicio de telefonía, ahora es importante segmentar para comunicar mejor. En un mercado de precios, como América Latina, las marcas sin personalidad ni identidad, las que quieren ser todo para todos deberán competir por el precio más bajo, y en esa carrera gana el que pierde más.

Adn Montalvo, mujica | tmp

LA GRAN RENUNCIA

Éxodo de talentos y reconstruir desde dentro

El último año más de 30 millones de estadounidenses renunciaron a sus trabajos, algo similar pasa en Cánada. Un reciente informe de la OCDE muestra que el porcentaje de ni-ni (ni trabajan ni estudian) de jóvenes entre 18 y 30 años alcanzó en Brasil el 35% y en Argentina el 24%.

La pandemia trajo consigo nuevas formas de trabajar, pero también una re-evaluación de los valores y prioridades de los empleados. Hemos visto el impacto de esto en un éxodo de talento entre industrias en 2021. Las organizaciones han respondido mirando hacia adentro y habilitando condiciones de trabajo híbridas o flexibles, re-evaluando la diversidad, la igualdad y la inclusión, entre otros.

Con esto, habrá una necesidad de ganar alineación interna y poder comunicar claramente lo que los empleadores ofrecen al talento actual y futuro. El papel de Recursos Humanos y Marketing será más importante e integrado que nunca. 2022 traerá más énfasis en la marca de empleador que va más allá de las políticas laborales sino que también habla de valores.

Judith San Juan, Saffron Junior Strategist

Una de las cualidades de los mejores negocios es la resiliencia, la capacidad de salir fortalecidos de un mal momento. La adaptación al tele-trabajo es un paso evolutivo, aunque no aplica a todos los negocios, sobre todo al retail, a menos que nos acostumbremos a las máquinas expendedoras como en Japón o a las tiendas sin caja de Amazon Store. Varias marcas de retail se mantuvieron durante la pandemia gracias al mercado digital, impulsadas por apps de mensajería o porque la transformación digital ya forma parte de su estructura.

Atraer talento es algo de lo que sabe Google. Ahora recibo publicidad de una plataforma que conecta jóvenes desarrolladores de Nigeria, Kenya y Bogotá con sus empleadores en otros países del mundo. La marca del empleador ya se conocía como reputación y tomó forma con el premio Great Places to Work, ahora es un sistema enfocado en ayudar a las empresas a atraer y mantener talento, entre otras cosas.

Adn Montalvo, mujica | tmp

LOGORREA

Acercamientos más inteligentes al auspicio.

Parece que algunos gerentes de marca aún no entienden que las personas no queremos ver logotipos por todas partes, en la mayor parte de casos los toleramos como parte del paisaje urbano, en muy pocos casos producen una emoción positiva.

Después del famoso desaire de Christiano Ronaldo a Coca Cola en los campeonatos europeos de este verano, las marcas deberían comenzar a pensar de manera más estratégica e imaginativa sobre las oportunidades de patrocinio que buscan en 2022. Colocar su logotipo y producto en todos los eventos importantes puede haber funcionado en el pasado, pero está haciendo cada vez más que las marcas parezcan sordas, si la asociación está en desacuerdo con su posicionamiento, acciones y valores.

Las empresas necesitan ahora más que nunca encontrar patrocinadores que compartan los mismos valores con ellos para crear una imagen auténtica. Espero que veamos un enfoque mucho más inteligente y sutil en eventos como la Copa Mundial de Qatar hacia fines de 2022.

Elliot Charles, Saffron Senior Strategist

Aún se mantiene la tendencia de neutralidad o no-identidad de marca. Almacenes que venden productos a granel en bolsas de papel kraft, sin logos, ni impresión. Marcas como Muji que planta su bandera de simplicidad, anonimato y, otra vez, neutralidad. Nuestro cerebro ha aprendido a bloquear imágenes comerciales en el espacio público y también en el privado, para eso también existen los bloqueadores de publicidad y el botón de ‘saltar publicidad’. Como contraparte las marcas empiezan a transferir su influencia a otras categorías, como por ejemplo, las líneas de ropa de McDonalds, Sprite y Crayola.

Colocar una botella de gaseosa delante de una estrella del fútbol durante una entrevista no es una acción estratégica y bien pensada, parece más un acto improvisado y oportunista.

Adn Montalvo, mujica | tmp

PROPIEDAD PERSONAL

Buscando privacidad

Mientras creíamos que las redes sociales eran gratuitas disfrutamos sus regalos entregando a cambio un conocimiento profundo sobre nuestros hábitos y comportamiento. Ahora que lo saben todo sobre mí ¿qué puedo esperar?

Dada la represión de las cookies de terceros, el aumento de la recopilación de datos de usuarios nefastos y el aumento de la popularidad de documentales como Social Dilemma, los consumidores son más conscientes de qué información privada se está viendo y rastreando en línea.

Las marcas ahora tienen la oportunidad de interactuar con los usuarios de una nueva manera. En lugar de la recolección unidireccional, depende de las marcas abrir diálogos transparentes, demostrando cómo los datos agregan valor a la experiencia del usuario. La voluntad de compartir datos se verá como una nueva métrica de lealtad a la marca.

Al mismo tiempo, sospechamos que nuevas marcas y productos digitales ingresarán al mercado para resolver esta necesidad de privacidad del consumidor. Es posible que veamos que empresas como You.com realmente comiencen a competir contra grandes jugadores como Google al proporcionar navegación por Internet sin publicidad.

Las marcas que optaron por ignorar esta necesidad clave de privacidad del consumidor pronto se quedarán atrás.

Efekan Dundar, Saffron Brand Strategist

Carmen Rodriguez, Strategy Intern

Las grandes redes sociales y demás empresas tecnológicas son empresas de alta velocidad, porque su medio lo exige, si la tecnología se desarrolla en proporción geométrica. Con esa misma velocidad han pasado de start-ups formadas por jóvenes desertores universitarios a corporaciones que deben garantizar beneficios a hordas de stockholders anónimos pero exigentes. Y si estas marcas digitales no nos venden a la publicidad –efectiva en un grado desconocido gracias a los análisis de BigData– ¿De qué otra manera podrían sobrevivir? ¿Pagarías una tarifa mensual por ser parte de Facebook para ver el último atardecer publicado por tu cuñado o la noticia del día de un periódico falso reposteado por una antigua amiga del cole? Otra cápsula de sabiduría afirma que «recibes lo que pagas», pero nosotros les damos tiempo, información, contenido y dinero y apenas recibimos entretenimiento y enajenación. Bueno, para ser justo, muchos negocios han crecido gracias a las redes sociales.

Al mismo tiempo en un pequeño taller de Zhenzhen, una diseñadora alemana arma los prototipos de su nuevo producto para presentarlo en la CES. Se trata de un sensor muy parecido a un espermatozoide gigante que medirá las señales clave de fertilidad en las mujeres. Aquellas con problemas de fertilidad lo agradecen, los médicos especialistas aún no tanto.

El problema de entregar un conocimiento tan importante a marcas como Google, Tesla, Facebook o cualquier otra, es que dependemos de personas como Page, Musk o Zuckerberg para proteger nuestros datos. En América Latina esa opción es casi la misma que entregar tus datos al Estado. La solución serán los medios de conexión que garanticen privacidad y que puedan mantenerse en el largo plazo.

Adn Montalvo, mujica | tmp

¿QUÉ HACEMOS?

Si tienes en mente que tu negocio dure más de 20 años y que crezca entre la competencia, entonces empieza a convertirlo en una marca.

Puedes leer el artículo original en inglés en este link. →

Comparte tu opinión sobre este artículo en los comentarios más abajo.

Y si aún no lo has hecho, suscríbete a nuestro boletín.

Suscribirme

Las reglas del brainstorming

Las reglas del brainstorming

La creatividad no es un talento exclusivo de escritores o artistas, es una cualidad innata y natural en el ser humano, unos con más intensidad que otros, pero omnipresente. Cuando una persona le dedica mucho tiempo a tareas repetitivas o predefinidas, el «músculo» de la creatividad puede debilitarse.

Por otra parte, involucrar de forma activa a la empresa en el proceso creativo facilita la comunicación y puede potenciar la apropiación del resultado. Este es el resultado que esperamos.

SU CREADOR

Para incentivar la creatividad en un ambiente de negocios, el brainstorming es una herramienta ideal, como lo descubrió Alex F. Osborn alrededor de 1920.

Desde entonces se sigue aplicando de forma muy efectiva en los ámbitos donde la creatividad es necesaria. Para funcionar necesita, por sobre todo, de un guía capacitado, y luego aplicar las siguientes reglas básicas:

  1. El grupo no debe ser muy numeroso. De diez a doce personas como máximo.

  2. Anulamos el pensamiento crítico. Como si estuviéramos disfrutando una película.

  3. Toda idea debe contarse con total libertad y atención.

  4. La combinación de ideas es una posibilidad.

  5. El ambiente debe propiciar la chispa creativa y permitir la concentración.

  6. El tema y el objetivo de la sesión se deben establecer al inicio de la sesión.

  7. Sesión de precalentamiento con problemas triviales.

  8. El moderador debe marcar el rumbo a seguir.

  9. Solo una exposición a la vez, para una sola idea.

  10. Si alguna idea genera suficiente interés puede ser ampliada como tema.

  11. Puede durar 45 minutos, pero no debe detenerse en plena efervescencia.

  12. Cada idea debe ser numerada y anota por un secretario.

  13. En determinado momento, se puede hace un resumen para concluir una ruta o agotarla y pasar a otro tema o empezar otra ruta.

  14. Al final catalogamos las ideas en ‘válidas’, ‘útiles’ y ‘archivadas’


¿Neuroventas o trucos actualizados?

Nuevas herramientas de ventas

El avance permanente de la tecnología –y de la sociedad en general– hace que muchas disciplinas se actualicen a distintas velocidades. En algunos casos, como la agricultura, los avances son pocos si se miden en siglos, mientras que los avances en ciencias humanistas y en ciencias sociales como la antropología y la sociología se miden en años. El avance de la tecnología puede medirse en días y tal vez en horas, más aún si no estamos al tanto de la evolución de la Inteligencia Artificial. Con eso en mente, este cuadro comparativo que propone Jurgen Klaric, en su libro Neuroventas, posiblemente ya está obsoleto.

Venta tradicional


Le vende a la gente.


Solo usa las técnicas de venta.


Piensa que lo racional es lo que más ayuda en el proceso de venta.


Cree que las palabras son el arma más poderosa.


Usa solo la boca para comunicar.


Utiliza un discurso de ventas unisex.


Tiene un discurso genérico para todos los posibles compradores.


Piensa que las características del producto son lo más importante para vender.


Explica las bondades del producto de forma directa y práctica.


Usa palabras comunes en el discurso de venta.


Neuroventas


Le vende a la mente.


También usa conocimiento neurocientífico.


Sabe que el 85% de la decisión es sub e inconsciente.


Conoce el poder de comunicar usando los cinco sentidos.


Usa todo su cuerpo para comunicar.


Emplea un discurso diferenciado para distintos géneros.


Analiza al consumidor para adaptar el mensaje a su frecuencia.


Sabe que la gente compra para llenar vacíos emocionales y cubrir miedos.


Ejemplifica los beneficios con figuras literarias.


Maneja un lenguaje que llega al cerebro límbico –reptil– del cliente. 


Las herramientas del branding entran al juego

Los datos que arrojan los sensores electroencefalográficos son apenas una parte de las docenas de métodos que se utilizan en la actualidad para trazar el comportamiento de una persona. Desde los años 60, Walter Landor venía investigando el comportamiento del consumidor in situ con su propio supermercado de pruebas, donde pretendían registrar las primeras reacciones a partir de la observación directa. Desde entonces ya se intuía lo que 30 años después la física cuántica definiría claramente: «la mirada del observador condiciona los resultados del fenómeno observado.» ¡Bum! 

Neuroventas


Le vende a la mente.


También usa conocimiento neurocientífico.


Sabe que el 85% de la decisión es sub e inconsciente.


Conoce el poder de comunicar usando los cinco sentidos.


Usa todo su cuerpo para comunicar.


Emplea un discurso diferenciado para distintos géneros.


Analiza al consumidor para adaptar el mensaje a su frecuencia.


Sabe que la gente compra para llenar vacíos emocionales y cubrir miedos.


Ejemplifica los beneficios con figuras literarias.


Maneja un lenguaje que llega al cerebro límbico –reptil– del cliente. 


Branding


Nos enfocamos en establecer relaciones.


Y ciencias del comportamiento (psicología, antropología…)*


Los porcentajes pueden variar, pero es mayormente emocional, de acuerdo.


Y le llamamos diseño de experiencia o experiencia de usuario.


Y todo su contexto, cada elemento de contacto con el cliente.


Y generaciones, culturas e identidades.


Analiza al consumidor para venderle el producto perfecto.


La decisión de compra es mayormente emocional, ya habíamos concordado.


Usa la narrativa para lograr que el cliente se sienta inmerso en la experiencia.


Se interesa sinceramente en las necesidades de su cliente y lo demuestra.


Lo que sabemos con certeza es que algunas herramientas de las ventas tradicionales aún siguen funcionando, que la información que proporcionan la neurología, la psicología y la gestáltica seguirá siendo válida por largo tiempo, y que los principios que plantea el branding han sido sustanciales desde el origen de las primeras religiones. Pero cada maestrillo con su librillo, y cada gurú necesita reinventar el agua tibia y ponerle su nombre.

Pues bienvenida toda esa información. Vamos a ponerla en acción.


Crisis y oportunidad

¿Cada crisis es una oportunidad?

El proceso para aprovechar las crisis y convertirlas en oportunidades. Y cuando no hacerlo.

Es un lugar común, un meme, una frase de la sabiduría económica digital: «cada crisis es una oportunidad». Lo que le falta indicar a esta frase es que no todas las crisis son oportunidades para todos.

Uno de los posibles orígenes de la frase se atribuye a una carta de Albert Einstein donde escribe: «la crisis es la mejor bendición que puede sucederle a las personas y los países, porque la crisis trae progresos. Es en la crisis donde nacen la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias… Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar superado… Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias, violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones”.

Otros le atribuyen un origen más antiguo, porque en chino la palabra crisis se escribe 危机 (Wei Ji). El primer caracter es Wei, que significa peligro y el segundo es Ji, que significa oportunidad. Me pregunto si será oportunidad como en español –»¡Esta es mi oportunidad!»–, o como en inglés –»Cloudy with a chance of rain»–, que se traduce «Nublado con posibilidad de lluvia». Y es que la traducción es un arte y tiene un sesgo subjetivo. Como ejemplo, Cloudy with a chance of meatballs que en español se tradujo como Lluvia de hamburguesas. 

Entonces Einstein es más claro al afirmar que la crisis te empuja, te obliga, te motiva a cambiar, ya te corresponde a ti enfrentarla en lugar de usarla como pretexto del fracaso.  Pero se cumple a medias eso de que «la crisis es la mejor bendición que puede sucederle a las personas y los países, porque la crisis trae progresos», basta preguntar en Africa, en Argentina o en Venezuela, donde «los países» sufren las consecuencias de las crisis que han generado «las personas» que obtienen sus bendiciones.

Como reconocer la oportunidad

Las oportunidades están a mano, siempre, una crisis no es el único momento para encontrarla. Lo que hace falta es estar preparado para reconocer esa oportunidad. Y para eso es necesario enfocarnos en la búsqueda de oportunidades, porque, como dicen viejitas más sabias que Albert, «lo que no se busca, no se encuentra».

A primera vista parece una obviedad simplona. Pero la realidad es que no estamos enfocados en buscar oportunidades. El tema del enfoque en la conducta humana es otro asunto complejo. A manera de resumen, la mayor parte del tiempo nuestro enfoque se concentra en vivir el momento: una reunión, una llamada, un chiste, una comida, un beso, las palabras que nos dicen o las que decimos. Y aunque nos creemos capaces de prestar atención a varios temas a la vez, la verdad es que no. Este fenómeno se conoce como el mito del multitasking.

1. ENFOQUE

El juego para encontrar un tipo específico de automóvil funciona siempre con los chicos. Los mantiene entretenidos. Hay que definir la marca y el modelo, y mejor si es un auto popular. Te da la sensación de que hay muchos más autos de ese tipo de lo que suponías; esto es un sesgo cognitivo, la realidad es que no te enfocabas en mirarlos, solo era información inútil que entraba por tus ojos y que el cerebro desecha por innecesaria.

 

El enfoque hace que destaquen cosas que antes no eran visibles.

 

Para este caso damos por descontado que la razón de ser, el Why de tu negocio está claramente definido, porque es fundamental para decidir aquello sobre lo que te vas a enfocar. Si tienes un restaurante, pero te enfocas en oportunidades para pasear en moto pues ya me dirás cuánto creces los próximos años.

2. PROPÓSITO

Lo que hago, para lo que sirve mi producto, lo que obtienes con mi servicio, esas deben ser consecuencias de mi Propósito, de mi razón de ser, el motivo por el que existo. Las marcas nos dicen para qué existen en cada pieza de comunicación.

 

Cualquier cosa puede ser tu propósito, pero no cualquier cosa debería serlo.

 

Tu propósito no solo sirve como el manifiesto de tu emprendimiento. Tú también debes tener tu propio propósito de vida, un motivo personal para despertar en las mañanas, para dedicarle tiempo extra luego del trabajo, algo que harías todos los días aunque no te paguen, presidir tu país, ser útil para tu gente, convertirte en escritora, jugar con tus hijos o tu perro. Tal vez no está demás decir que es fundamental ejercer dominio en ese territorio, ser excelente, tener talento o sentir pasión.

3. CONTEXTO

Si has establecido un propósito honesto, que muestras orgulloso en las paredes de tu oficina o en tu sitio web, entonces es importante que consideres el contexto. ¿Es este un buen momento y un buen lugar para aprovechar mis capacidades? Tu respuesta definirá si esta oportunidad será un éxito o un fracaso.

Si vendo snacks o frituras ¿sería coherente que apoye la lucha contra la obesidad? Debería empezar por cerrar mi empresa.

 

Tu propósito define el contexto más oportuno.

 

Veamos 3 casos de oportunidad en crisis y cómo funcionan estos 3 elementos.

Gillette, the best man can get

Es el año 2019 y el fenómeno mediático del momento era el #metoo y la masculinidad empezó a cuestionarse a nivel estructural. Gillette decidió presentarlo así: «Intimidación. Acoso. ¿Es esto lo mejor que un hombre puede lograr? Solo desafiándonos a nosotros mismos a hacer más podemos acercarnos a nuestro mejor nivel. Para decir lo correcto y actuar de la manera correcta».

Revisemos los indicadores más cercanos, el video fue publicado el 13 de enero de 2019 y tiene más de 37 millones de visualizaciones, más de 800 mil likes y el doble de dislikes. Cerraron la sección de comentarios del video. ¿Adivinan la razón? Cyber-acoso. Y claro que perdieron ventas.

¿QUÉ PASÓ?
El mensaje es potente y polémico, ideal para generar notoriedad. El contexto parecía el ideal porque el tema estaba en plena efervescencia, lamentablemente al tiempo de lanzar esta campaña el hétero-patriarcado estaba siendo duramente atacado y la marca solo echó más leña al fuego. Además, Gillette decidió cambiar de propósito, dejando de ayudarte a verte y sentirte lo mejor posible (a favor del hombre), a ser un coach de superación personal que nos invita a deconstruirnos (¿porque no somos lo suficientemente buenos?). Los usuarios se sintieron traicionados porque entendían que su marca de confianza estaba atacándolos por su identidad sexual.

Que la campaña fue un fracaso, no sólo lo demuestran los dislikes del video, también el informe anual de P&G registra un aporte de 7% de la categoría Shave Care a las ventas totales 2020, un punto porcentual menos que el año anterior, equivale a más de 12% de pérdida en ventas.

Pepsi y Kendall

Otro problema social importante de la década pasada lo hizo evidente el movimiento Black Live Matters. Junto al #BLM otros grupos sociales se levantaron y se enfrentaron en EEUU iniciando una nueva etapa de conmoción social. Todo se transmitía en vivo y directamente a nuestros celulares, era como ser parte de ello. Entonces llegaron Pepsi y Kendal Jenner.  

La revista ICON publicó un artículo cruelmente divertido sobre el comercial y también pueden ver una versión del video (sin música original). Y es que la manera de frivolizar un problema social tan importante fue muy poco sensible de parte de Pepsi. Las reacciones del publico pasaron por todos los rangos de la desaprobación, desde el reproche cariñoso hasta la amenaza de muerte.

Amazon, el mejor y el peor. Es un monopolio incluso en esto.

Por supuesto que esta empresa es un ejemplo de oportunidad durante la cuarentena, su mejor año. Pero el gigante del comercio electrónico es un claro ejemplo de lo que sucede cuando una marca impulsa un propósito sólido: ser la empresa más cliente-céntrica de la Tierra, sin antes poner su casa en orden.

En octubre se informó que casi 20.000 trabajadores de Amazon en los EE. UU. habían contraído Covid. La directora de Athena, Dania Rajendra, dijo en un comunicado: “Amazon permitió que el Covid-19 se propagara como la pólvora en sus instalaciones, poniendo en riesgo la salud de decenas de miles de personas que trabajan en Amazon, así como sus familiares, vecinos y amigos. […] Amazon es, en términos inequívocos, una amenaza para la salud pública”.

Por otra parte, en mayo de este año se informó que Jeff Bezos está en camino de convertirse en el primer billonario del mundo, si todo sigue igual hasta 2026. La noticia llegó durante una pandemia mortal que había robado cientos de miles de vidas y exacerbado las desigualdades económicas de larga data. —Dejó un sabor amargo.

¿QUÉ PASÓ?
Amazon sigue creciendo imparable a pesar de estos problemas. Ambos fenómenos, tanto su crecimiento en ventas como su problema de contagios, son parte del contexto: una pandemia global. Por otra parte, el propósito de la marca se cumple a cabalidad. El cliente en el centro de todo, por encima de sus propios empleados.

Amazon no intentó aprovechar la pandemia como tema de campaña. No lanzó un comercial polémico para lograr viralidad. Pudo aumentar su pauta digital, y desde hace poco se escuchan comentarios de un exceso de publicidad dentro del sitio web, una práctica común para todas las empresas e-commerce del planeta. ¿Será que Amazon ha comunicado tan bien que su centro somos los clientes? Y nos encanta recibir las compras en la puerta de la casa. El precio de esta comodidad –algunos miles de personas enfermas o explotadas– es un precio que estamos pagando de buena gana y que nos resulta lejano e inusual, como en cualquier guerra. Que no se te haga costumbre Jeff.

 

Mientras los clientes sigamos comprando, la empresa continuará sus practicas.

 

Nike y United Colors of Benetton nos recuerdan que somos propensos a condenar a la personas y a los negocios, pero perdonamos a las marcas.

Otras oportunidades

Si ya estás enfocado en buscar oportunidades, tal vez encuentres una en este texto, donde se describe un futuro en el que millones de tiendas digitales artesanales nos permitan comprar productos personalizados, de alta calidad, directo del productor y que además aporten a su comunidad. ¿Es esto posible sin corporaciones globales que aporten al estilo de vida actual? ¿Qué tipo de plataforma debemos desarrollar? ¿Cómo se resuelven las entregas? ¿Puedes ofrecer un servicio global de pagos? ¿Y la satisfacción del cliente?

Un empresario con visión debe saber distinguir entre oportunidad y oportunismo. Si un compañero (o la conmoción social) te pasa el balón, y faltan 10 segundos para terminar el partido ¡esa es tu oportunidad! ¡Hazlo! El oportunista sería otro compañero de tu equipo, que te quita el balón y anota. Si quieres apoyarlos, no emitas un comercial para vender gaseosa trivializando la situación, mientras manifestantes son golpeados o asesinadas.

Las oportunidades están en todas partes, las crisis suelen producir otras nuevas o hacerlas más evidentes. La pregunta necesaria. ¿Esta oportunidad va con mi marca o no? O planteado de otra manera. ¿En este caso somos útiles o solo robamos cámara?

Cada crisis puede ser una oportunidad, sí, para ser útiles y necesarios.


3 formas de contar tu historia

3 formas de contar tu historia

Un diagrama de Venn para las marcas

Llamar la atención

Una marca no quiere atención, una marca quiere ingresos. Una marca obtiene ingresos vendiendo su producto, pero para vender su producto y obtener ingresos la marca, primero, debe lograr que la gente preste atención a ese producto.

Así que cada marca debe estar en el negocio de llamar la atención, lo quiera o no. Al final del día, todo es PR (Public Relations).

La mejor forma de llamar la atención

La mejor forma de llamar la atención es contar historias. Las marcas deben saberlo bien, porque una marca es una historia en sí misma.

Solo hay dos formas de contar estas historias: puedes hacer que otros cuenten tu historia o puedes contarla tú mismo.

 1.

Lograr que otros cuenten tu historia

Las marcas no crean historias, hacen productos. Entonces, para hacer historias, necesitan encontrar un narrador.

Cuando una marca encuentra a ese narrador, el narrador quiere contar la historia de la marca a la manera del narrador. Ese es el desafío.

Audiencia grande y alquilada: el narrador puede llegar a una gran audiencia porque el narrador cuenta historias que la audiencia quiere escuchar. La marca alquila la audiencia.

Pero los narradores tienen una gran audiencia y esa es la oportunidad. Los narradores llegan a grandes audiencias porque el narrador cuenta historias que su audiencia quiere escuchar. Para la audiencia, esas historias son oportunas, relevantes o interesantes. La audiencia siente que el narrador comprende sus necesidades.

Entre la audiencia y el narrador hay confianza, que es la base de cualquier buena relación.

Lo que significa que cuando logras que otros cuenten tu historia estás alquilando la confianza de tu audiencia.

 2.

Contar tu propia historia

Cuando le cuentas tu historia a otros, tienes el control de esa historia, pero llegas a una audiencia más pequeña. Llegas a una audiencia más pequeña porque la historia trata sobre ti. En lugar de comprender a la audiencia, les estás pidiendo que te comprendan.

Lamentablemente para nuestros propósitos, pero afortunadamente para los humanos en general, hay menos personas que se preocupan por ti que personas que se preocupan por sí mismas.

Ese es un desafío.

Otro desafío es que las marcas, a pesar de ser historias en sí mismas, no son muy buenas para contar más historias. Una marca es buena en productos o en servicios o en cualquier parte del proceso central, la aproximación y el seguimiento suelen ser debilidades. Pero la línea de producción de una historia rara vez se mueve a la velocidad de una línea de producción de un producto o una reunión, o tiene los mismos incentivos.

La bonificación de nadie está ligada a hacer historias.

Audiencia pequeña y dedicada: la marca llega a una audiencia pequeña (pero dedicada) al contar historias sobre sí misma. La marca es dueña de la audiencia.

Dicho todo esto, cuando cuentas tu propia historia, creas confianza en tu audiencia más pequeña.

Esa es la oportunidad.

La confianza a lo largo del tiempo equivale a una audiencia creciente. Pero, por supuesto, no hay confianza sin coherencia.

 3.

La tercera forma

A pesar del engañoso título de esta publicación, en realidad hay una tercera forma de contar tu historia, y no es contar tu historia en absoluto.

La tercera forma es contarle a la audiencia una historia sobre ellos mismos.

Es decir, contar una historia sobre un tema aspiracional que existe entre tú y tu audiencia y que nace del interés mutuo. Así es, por ejemplo, cómo funciona Vanity Fair y funciona WIRED, y cualquier publicación que leas.

Los editores son expertos en celebridades o tecnología (o lo que sea) y cuentan historias sobre celebridades o tecnología (o lo que sea) a una audiencia que ya está interesada en esos temas. Para los editores, los temas son una expresión de su experiencia. Para la audiencia, los temas son una expresión de sus aspiraciones. Las marcas, probablemente ya lo sepas, también lo hacen.

GE está en el negocio de varias industrias y GE Reports cubre el futuro de la innovación en esas industrias.

Autodesk en el negocio del software 3D y Redshift de AutoDesk cubre el futuro de la construcción creativa.

Google está en el negocio de la venta de información y Think Quarterly de Google cubre el futuro del marketing.

Los editores y su audiencia forman un diagrama de Venn.

En el medio están los temas que tienen en común.

Público grande y con aspiraciones: la marca puede llegar a un público más amplio si cuenta historias con aspiraciones sobre un interés mutuo, posicionándose así como ese Ozymandias de las cosas, el «líder de pensamiento».

Curiosamente, es posible que hayas notado que Facebook, Instagram y Google y cualquier cosa que se personalice según sus intereses también funciona así. Todos son expertos en contarte historias que probablemente te interesen. Es decir, presta atención a las historias que la gente quiere escuchar. Hay dinero en ese camino.

Y basta de reuniones. A nadie le gustan.


Definición básica de marca

Fundamentos de marca

Definición de marca

Calin Hertioga Executive Director, Brand Economics & Johannes Christensen Director, Strategy. Interbrand

Esta es una incursión en los fundamentos de la marca de parte de los especialistas globales Interbrand, donde los consultores Calin Hertioga y Johannes Christensen exploran qué es una marca y cómo se usa, tanto por las empresas como por la cultura en general. Hay que considerar que se trata de un artículo publicado en inglés, así que en donde leemos “marca” originalmente debería leerse “brand” o “branding”, en otros casos se usa la misma traducción para «mark» o «trademark».


Imagina que ingresas a un banco, solicitas un extracto de cuenta para ver cuánto dinero tienes, y la asesora te dice algo como esto:

–Tu dinero … bueno, verás, tu dinero es como un presentimiento que tengo sobre tu valor.

Y le devuelves una mirada desorientada, ella continúa-

–Si creo que eres rico, a juzgar por tu ropa, por ejemplo, aquí en el banco acreditamos tu cuenta.

–Pero…

–El dinero es una interfaz entre el banco y usted, una idea que tengo en mi mente sobre sus activos.

– ¿…?

¿Para rascarse la cabeza no? Afortunadamente, una escena como esta nunca pasa. Si vas a un banco, puedes confiar en que todos los empleados tienen un entendimiento común del significado de «dinero». Si vas a un hospital todos los médicos tendrán una comprensión alineada de lo que significa «enfermedad». En general, esperamos que los profesionales compartan una visión común de los fundamentos de su especialidad.

Esto no es cierto con el concepto de marca. Los expertos no comparten una visión común de lo que significa «marca». Lo llaman de todo, desde una sensación visceral, una memoria viva o una interfaz, hasta una suma intangible de atributos, o un activo empresarial. Para confundir aún más las cosas, muchos usan «marca» cuando en realidad quieren decir otra cosa (por ejemplo, «compañía» o «imagen»). [1]

Hay una definición para «ganancia» y al menos 30 definiciones para «marca» (o “brand”). Si fueras un director general, ¿en qué asesores gastarías tu dinero, economistas sensatos o asesores de marca metafóricamente complicados que parecen no saber de qué están hablando exactamente?

 

Imágenes de la campaña ‘Get A Mac’ donde se comparaba la personalidad de PC y Mac. ¿Tal vez un símil de la diferencia entre economistas y creativos?

Economistas vs Consultores de Marca

Los principales economistas se han equivocado durante décadas, pero la gente todavía confía en ellos. Los “locos del branding” han estado haciendo las cosas bien intuitivamente durante décadas, pero la gente todavía no confía en ellos [2]. Este es sólo un ejemplo de lo importante que es un vocabulario bien definido.

Nosotros, los profesionales de la marca, debemos asumir la culpa. En lugar de definir el término fundamental de nuestra profesión de una manera directa, cada uno crea sus propias metáforas individuales cuando hablamos de marca, a menudo confundiendo una descripción con una definición. La falta de una base comúnmente aceptada para nuestra profesión hace que el discurso sea impreciso en el mejor de los casos e ilógico en el peor, lo cual es una barrera para ganarse la confianza de la alta gerencia en muchas empresas.

Definición

Entonces, ¿qué es una marca? Empecemos por observar la evolución de la palabra.

El propósito original y fundamental de la marca era identificar un producto o servicio como perteneciente a una determinada entidad. Durante miles de años [3], las personas grabaron o quemaron letreros en productos para identificarlos como propios. Surgieron dos palabras para esto: del latín «marca» que deriva del protogermánico “mark” e inicialmente significa “límite o frontera”, se usó para los símbolos grabados o pintados que se pueden encontrar en cerámica, té y productos comercializados tempranamente, y la palabra “brand” derivada del Nórdico Antiguo para los símbolos grabados a fuego en animales domésticos para definir propiedad. Con el tiempo, «marca» se estableció en alemán, italiano, francés y español, mientras que “brand” se convirtió en el término genérico para «marcas» en inglés. [4] Recientemente el uso de “brand” aumentó notablemente. Si consideramos su frecuencia en los libros digitalizados de Google, como un ejemplo ilustrativo y no exhaustivo, la palabra “brand” se hizo más frecuente por escrito a principios del siglo 20, pero solo experimentó un aumento significativo en los años 80, junto con el auge de las consultorías de marca.

Gráfico que muestra los resultados de búsqueda por palabras en libros en inglés entre 1800 y 2008 usando Google Books.

Pero, ¿qué significan, o mejor dicho, qué deberían significar los términos “marca” y “branding”? La marca para el ganado ha tenido el mismo significado inequívoco desde su aparición. Con el tiempo, a medida que las interacciones entre compradores y vendedores se diversificaban, los vendedores iban más allá de «quemar» los signos visuales y comenzaban a usar colores, texturas y olores para identificar sus bienes (y servicios), pero también palabras, frases, comportamientos y rituales, realizados a través de múltiples puntos de contacto.

El Branding ha evolucionado para incluir todo lo que una entidad hace con la intención de ser reconocido. Una marca de ganado es un símbolo que se usa para reconocer al propietario. Siguiendo con el significado original, una marca moderna sigue siendo el resultado de la acción de señalar, solo que ahora incorpora muchos tipos diferentes de expresiones intencionales.

Una marca es la suma de todas las expresiones mediante las cuales una entidad (persona, organización, empresa, unidad de negocios, ciudad, nación, etc.) pretende ser reconocida.

Eso es. No más, no menos. Una definición no tiene que inspirar o guiar. La definición de vida no proporciona una guía sobre cómo vivirla. La definición de fútbol es bastante aburrida, ¡pero qué emoción se desencadena al verlo o jugarlo!

No hay razón para intercambiar el significado de un término no ambiguo por algo más ambiguo. Al hacerlo, aumenta la carga cognitiva, aumenta el potencial de confusión y dificulta la comprensión común, como vemos con las marcas y el branding.

El lenguaje evoluciona, y el significado de una palabra puede cambiar con el tiempo, pero la única buena razón para cambiar de definición es que la nueva definición se está utilizando de manera casi unánime y que es tan inequívoca como la original. Este no es el caso con la mayoría de las definiciones de «marca» que flotan en la industria. Añaden conceptos como imagen, promesa o experiencia al significado de «marca», que es superfluo y contraproducente. La definición moderna (etimo)lógicamente derivada del término, como se presentó anteriormente, tiene un papel suficientemente importante en la realidad económica actual y no debería necesitar fuegos artificiales adicionales para obtener la debida atención.

Prueba de ambigüedad

Una definición funciona de manera muy similar a la base de una casa. Permanece bajo la superficie, puede no ser particularmente atractiva, pero garantiza la estabilidad de todo el edificio. Casi nunca vuelve a ser un tema de conversación, a menos que sea inestable.

Para garantizar que nuestra definición no sea inestable, hemos aplicado dos pruebas: La bicondicionalidad y la cuchilla de Occam. [5]

Al combinar estas pruebas, llegamos a tres criterios con los que podemos ejecutar cualquier definición:

1. Una definición no debe permitir excepciones: si una marca es “X”, entonces todas las “X” son marcas.

2. Si ya hay una palabra para lo que estamos tratando de describir, no es necesario llamarlo de otra manera (por ejemplo, no llamar «reputación» a la “marca”).

3. Use la menor cantidad de elementos posible en la definición, pero tantos como sea necesario.

No dudes en desafiar cada definición de marca que veas, incluida la propuesta en este artículo, con estos criterios. Por ejemplo: definir la marca como una «interfaz» o como un «activo empresarial» no es suficiente porque no todas las interfaces o activos comerciales son marcas. Otro ejemplo: Jeff Bezos dijo que «una marca es lo que la gente dice cuando no estás en la habitación». Ya hay una palabra para eso: reputación. Lo siento, Jeff, tu definición suena bien, pero no es precisa.

Una marca es la suma de todas las expresiones mediante las cuales una entidad pretende ser reconocida.

Tomamos nuestra propia píldora: ¿Todas las “sumas de expresiones a través de las cuales una entidad quiere ser reconocida” son marcas? Sí. Además, elimina cualquier palabra y la definición pierde su significado o se vuelve imprecisa, mientras que cualquier palabra adicional sería redundante o innecesaria.

Desafíos

«Espera un segundo. Sin duda, «marca» significa más que eso. Reconocimiento, ok, pero ¿qué pasa con la persuasión y la lealtad? Las marcas seguramente también tienen que ver con promesas y reputación ”.

La persuasión y la lealtad no son impulsadas exclusivamente por la marca, y por lo tanto no pertenecen a la definición (la cuchilla de Occam: la que tiene menos argumentos es la mejor). Los modelos de negocios, las tácticas de marketing y las restricciones ambientales influyen en la persuasión y la lealtad, con o sin marca. El reconocimiento es la función de la marca. Dicho esto, si se hace bien, la marca puede influir en la persuasión y la lealtad al proporcionar orientación, fomentar la confianza y permitir la expresión personal (somos lo que compramos).

Cada entidad que crea expresiones con la intención de ser reconocida (casi todas las compañías y personas que conocemos) tiene una marca o están haciendo branding, pero tener una marca no significa éxito. Las marcas sirven para el reconocimiento, para bien o para mal. Sólo las marcas fuertes ayudan con la persuasión y la lealtad que llevan a un aumento sustancial en el valor económico por encima de un negocio de referencia.

¿Qué pasa con la promesa y la reputación? Una promesa es un prerrequisito de una marca fuerte, parte de la estrategia de marca. La reputación y la imagen están influenciadas por la marca, pero también por otros factores, que no son inherentes a las marcas (competencia, cambios en el mercado, etc.). Ninguno de los dos términos debe formar parte de la definición esencial de marca.

¿Qué pasa con las marcas frente a las marcas registradas? Marca registrada –trademark en inglés original– es un término legal que se usa para describir un activo intangible protegido. Las marcas (brands) incluyen expresiones que no pueden clasificarse como «marcas» físicas, que facilitan el reconocimiento pero que no se pueden proteger como marcas registradas –trademarks–. Por ejemplo, la forma en que habla una persona puede ser reconocible (piense en Martin Luther King o… Donald Trump), pero actualmente no puede registrarse como marca.

Implicaciones

¿Y qué? ¿Por qué es esto importante para los profesionales de la marca? ¿Qué debemos hacer de manera diferente?

Claridad de pensamiento
Una definición sólida ayuda a aclarar cuáles de las acciones de una empresa pueden clasificarse como “gestión de marca» –branding– y cuáles no. Por ejemplo, la parrilla delantera de un automóvil es, en la mayoría de los casos, un elemento de marca, si el fabricante del automóvil quiere ser reconocido por su forma. Un pistón dentro del motor, sin embargo, se ve casi igual en todos los autos, ya que las leyes de la física lo unen a tener una forma determinada para ofrecer el mejor rendimiento. Por lo tanto, la forma del pistón NO es un elemento de la marca.

No todo lo que hace una empresa es una marca, solo lo que hace con la intención de ser reconocido. Esto debería ayudarnos a aclarar el vocabulario y saber cuándo asesorar sobre la estrategia empresarial, cuándo asesorar sobre la estrategia de marca y cuál es la relación entre ambas.

Claridad de expresión
Como profesionales debemos evitar el uso de «marca» cuando no es pertinente, lo que reduce el desorden y crea más claridad general. Por ejemplo, saber exactamente qué es una marca debería servir para a abstenernos de usarla como una metonimia para «compañía o empresa». Por ejemplo, «las marcas deben invertir en …» – No. Las empresas, las unidades de negocio, o las personas invierten. Las marcas no pueden invertir. Esto no debería llevar a una disminución en la importancia de la marca. Por el contrario, nuestra definición implica que todo el mundo construye su marca, les guste o no. Cada entidad realiza acciones intencionales para ser reconocida. La elección no es si hace marca o no, sino si marca bien o no marca bien. Y ahí es donde brillan el arte y la ciencia de la estrategia y la gestión de marca –el branding–.

Claridad de método
Las marcas no existen por sí mismas fuera de la entidad que las crea. Por lo tanto, una buena gestión de marca –o branding– debe prestar especial atención tanto a la entidad como a todas las partes interesadas (stakeholders). Una empresa, por ejemplo, crea innumerables expresiones destinadas a generar reconocimiento. Los productos, servicios, procesos, rituales, elementos de diseño y experiencias sensoriales pueden contener elementos de marca. Dejar a cualquiera de ellos al azar presenta un riesgo inherente: es preferible tener un sistema para administrar estas expresiones. El branding debe aprovechar las últimas novedades científicas en señalética, procesamiento de información y toma de decisiones, para crear expresiones con la mayor eficiencia e impacto.

Entonces, a medida que pienses en cómo aprovechar mejor tu marca o la marca de la que eres responsable, recuerda:

Una marca es la suma de todas las expresiones mediante las cuales una entidad pretende ser reconocida.

Una definición debería decir las cosas tal como son; lo que construimos luego es la parte importante. Cargar expresiones con significado es lo que hace o rompe una buena marca y, a menudo, una buena compañía.

 


 

Este artículo fue traducido del blog de Interbrand, puedes seguir este link para leer el texto original: https://www.interbrand.com/views/branding-fundamentals-part-1-a-definition/

 


 

Referencias

[1] Sobre las varias formas en que se describe el branding: https://www.humanisethebrand.com/best-quotes-marty-neumers-brand-gap/ http://www.drypen.in/branding/brand-is-a-living-memory.html http://www.ogilvy.com/events/cannes-2015-events/brand-as-interface/ https://www.deeprootdigital.com/blog/what-is-a-brand/ http://brandchannel.com/brand-glossary/brand/ Una metonimia es una palabra que se usa en lugar de otra, por ej. «La Casa Blanca» es una metonimia para la «Presidencia de los Estados Unidos»: https://www.merriam-webster.com/dictionary/metonymy Un ejemplo de uso poco fiable: “Una marca es una promesa. Las marcas fuertes tienen promesas relevantes, diferenciadas y creíbles que cumplen ”. Si una marca es una promesa, ¿cómo puede tener una promesa?  http://www.dolphinbrandstrategy.com/whatwedo.html#brandwhat [2] Sobre economistas equivocados: https://www.theatlantic.com/business/archive/2013/01/the-irrational-consumer-why-economics-is-dead-wrong-about-how-we-make-choices/267255/ Acerca la gente de branding en quienes no se confía: https://hbr.org/2017/07/the-trouble-with-cmos [3] “La marca probablemente comenzó con la práctica de marcar el ganado para evitar el robo. Se han encontrado imágenes de bueyes y ganado de marca en antiguas tumbas egipcias, que datan de alrededor de 2,700 aC. [9] Con el tiempo, los compradores se dieron cuenta de que la marca proporcionaba información sobre el origen y la propiedad, y podía utilizarse como una guía de calidad. La marca se adaptó para su uso en otros tipos de productos, como cerámica y cerámica. Alguna forma de marca o prototipo surgió de manera espontánea e independiente en África, Asia y Europa en diferentes momentos, según las condiciones locales. Los sellos, que actuaron como cuasi marcas, se han encontrado en los primeros productos chinos de la Dinastía Qin (221-206 aC); un gran número de focas de la civilización Harappa del Valle del Indo (3300–1300 aC) donde la comunidad local dependía en gran medida del comercio; se introdujeron sellos cilíndricos en Ur, Mesopotamia en alrededor de 3.000 aC y facilitaron el etiquetado de bienes y propiedades; y el uso de marcas de fábrica en la cerámica era un lugar común tanto en la antigua Grecia como en Roma [10] Las marcas de identidad, como los sellos en la cerámica, también se usaban en el antiguo Egipto [11] «. https://en.wikipedia.org/wiki/Brand#Etymology [4] Acerca de marcas y brands: Medic, Mane & Medic, Igor & Pancic, Mladen. (2009). Mark vs. Brand – Term and Controversies. Interdisciplinary Management Research. 5. 147-154. https://www.researchgate.net/publication/46561429_Mark_vs_Brand_-_Term_and_Controversies [5] Occam’s Razor:  Original: Non sunt multiplicanda entia sine necessitate  http://science.howstuffworks.com/innovation/scientific-experiments/occams-razor.htm